10 Películas BDSM… Que tienes que ver

Gracias al Marqués de Sade, el placer de infligir dolor a través de las prácticas sexuales se le conoció como sadismo -pese a que el término psiquiátrico no está únicamente asociado al placer sexual- por lo que no debe de aplicarse como tal, pero bueno, después de mucho, muchísisisisisimo tiempo y de haberle dado muchos otros nombres, unos menos afortunados que otros, hoy en día se le conoce con BDSM.

 

¿Pero qué significa BDSM?

En realidad, estas siglas no son más que la unión de las siguientes palabras: Bondage y Disciplina, Dominación y Sumisión, Sadismo y Masoquismo, todas estas prácticas sexuales pueden englobarse dentro de este mismo término, lo que las hace más fácil de identificar.

 

Lo cierto es que el cine –con todos sus adjetivos calificativos- ha plasmado el BDSM desde hace muchos, muchos años.

Pero ojo, ya que muchos se pueden confundir y pensar que gran parte de las películas eróticas caben dentro de dicha etiqueta, pero no es así, de hecho, si lo pensamos bien, no han sido tantas las películas que han tratado el BDSM en la pantalla, pero bueno, de que las hay las hay, y muchas de estas merecen mucho la pena verlas.

 

Pero antes de seguir adelante es importante mencionar la famosisisisisisisisisima trilogía de Las 50 sombras de Grey, protagonizada por Dakota Johnson y Jamie Dornan, que para bien o para mal, se convirtieron -a partir de los Best Sellers– en películas muy importantes para el BDSM en general, ya que trajeron el tema a la mesa y lo hicieron para las masas, lo que significa que le dieron al BDSM una apertura sexual nunca antes vista y por lo mismo que fuera “socialmente y sexualmente aceptada” por todo tipo de público, desde adolescentes pubertas hasta señoras de la tercera edad -como mi tía Rita, que tiene 68 años de edad y cayó rendida a los encantos del Sr Grey.

 

Otra película que también vale la pena tocar en esta introducción es, ni más ni menos que 365 días, recién estrenada en Netflix, aquí una mujer es secuestrada por un mafioso, quien le da un año para enamorarse de él, la película que bien puede catalogarse como uno de ser de esos placeres culpables, de esas películas que son tan malas -que por alguna extraña razón- una termina disfrutándolas, ha hecho mucho ruido y no por su calidad fílmica, el caso es que la cantante Duffy, quien declaró hace unos meses haber sido drogada, secuestrada y violada escribió a Netflix una carta para que la quitará de su catálogo, argumentando que: “Esta no debería ser la idea de entretenimiento de nadie, ni debería describirse como tal ni comercializarse de esta manera ya que la película distorsiona la violencia sexual, erotiza el secuestro y es descuidada, insensible, y peligrosa” Lo cierto es que esta publicidad en lugar de perjudicar a la película, le beneficio, ya que por lo mismo, mucha más gente la vio, pese a que es un churrazo.

 

A continuación, van 10 películas que hacen ver a nuestro señor Grey como un principiante en lo que a las relaciones BDSM de la ficción se refiere:

1.    El Portero de la noche (Il Portiere di notte)

Viena, 1957. Lucia es una mujer judía felizmente casada con un director de orquesta, pero su vida da un giro cuando una noche se reencuentra con un fantasma de su pasado: el portero del hotel en el que se hospeda, ya que se trata de un oficial de las SS que, durante su estancia en un campo de concentración nazi, la convirtió – a la fuerza- en su amante.

El sentimiento de culpa de Lucia y el masoquismo, derivado de su experiencia en la etapa más oscura de su vida, hará que se entregue por completo a una relación marcada por el dolor, la sumisión, los celos y su autodestrucción personal.

2.    Historia de O (Histoire d´O)

Basada en la novela de Pauline Réage, publicada en 1954, esta película setentera estuvo prohibida en muchos países en los que no tuvo estreno comercial hasta muchos años después.

Su director quien un año antes había escandalizado al mundo entero con la cinta soft porno titulada: Emmanuelle, retoma lo erótico como temática para una historia de una fotógrafa parisina que, encaminada por su amante, se adentra en el mundo del BDSM cuando es llevada al castillo de Roissy, un lugar donde se entregará por completo a su perdición.

 

3.    La pianista (La pianiste)

Está película que se llevó el Gran Premio del Jurado en Cannes en el 2001 y que está basada en la novela de Elfriede Jelinek, trata acerca de una profesora de piano (Isabelle Hupert) que, cansada del control al que se ve sometida por culpa de su dominante madre, se entrega por completo a una doble vida que lleva en secreto, cuando al salir de la escuela, se va a salas de cine porno y se pasea sin rumbo por diferentes sex shops de la ciudad y es así como inicia una relación con uno de sus alumnos de lo más tortuosa en donde el BDSM hace acto de presencia desde el primer encuentro.

 

4.    La secretaria (Secretary)

 

Convertido en uno de los hits del cine indie, esta peli acabó por convertirse en una de las obras referenciales en cuanto a la representación del BDSM en el cine. Maggie Gyllenhaal es Lee, una joven recién salida de un centro psiquiátrico que es contratada como secretaria por el Sr. Grey, aquí interpretado por James Spader y ojo ¡Nada tiene que ver con este personaje con el de la trilogía de las 50 sombras!

La relación entre el jefe y su nueva empleada pronto se irá derivando a algo que va más allá de lo erótico, asumiendo unos roles de poder/sumisión donde el fetichismo y el placer se dan la mano.

En realidad, se trata de una comedia negra que muchos podrían considerar una comedia romántica, nada convencional.

5. My Mistress

Maggie es una mujer francesa muy rica que vive en una mansión y que se encuentra de lo más aburrida del mundo, esto es hasta que se convierte en el objeto del deseo de Charlie, un chavito de 16 años, bastante guapo, por cierto.

Y bueno, lo que comienza como fascinación por parte del chavito hacia esta mujer madura, que dicho sea de paso, está de lo más sexy, acabará arrastrando a ambos a una relación llena de pasión, donde ambos acabarán por romper muchos tabúes en donde ella se convertirá en toda una dominatrix que terminará por pervertir la “supuesta” inocencia del chavito… ¿o será al revés?

6. El duke de Burgundy (The Duke of Burgundy)

Se trata de una de las historias de BDSM lésbico más cachondas y atrevidas de todos los tiempos.

Cynthia es una mujer que se dedica a estudiar las mariposas y las polillas que decide poner a prueba los límites de la relación que mantiene con su Evelyn, amante.

A la vez que desarrolla su trabajo con normalidad, se entrega a un ritual de sadomasoquismo fetichista -por llamarlo de alguna manera- con Evelyn, en una serie de sesiones que acaban por mezclar el castigo y el placer.
Pero en el momento en el que una de ellas decide tener una relación más convencional, la situación de ambas se complica, ya que la otra se niega a hacerlo, llevando su obsesión erótica al límite.

7. Bella de día (Belle du jour)

Catherine Deneuve protagoniza esta película de Luis Buñuel, basada en la novela de Joseph Kessel y ganadora del León de Oro en el Festival de Venecia, en donde da vida a Séverine, una mujer frígida que está casada con un doctor, pero que un día descubre el mundo de la prostitución por el que se siente realmente atraída, iniciando así una doble vida en la que, por las noches, continúa siendo la esposa fiel y casta mientras que durante el día trabaja en un burdel.

Se trata de todo un viaje por el interior de esta mujer masoquista obsesionada por sentirse poseída, deseada y ese deseo por ser deseada, valga la redundancia, es tan fuerte que afecta su propia voluntad y la conduce a un juego donde el riesgo, tanto social como físico y/o moral pone en peligro su vida.

8.Kink

Producido por el guapísimo de James Franco y dirigido por Christina Voros, este es un gran documental –bastante interesante, por cierto- que se sumerge en el mundo de la pornografía BDSM, muy en especial retrata a Kink.com, una de las productoras más grandes de este tipo de contenidos en internet a nivel mundial.

La verdad es que vale muchísimo la pena verlo, para entender no solo el BDSM sino todo el mundo que lo rodea.

 9. Átame

 

Se trata de una película de uno de los mejores directores del mundo: Almodóvar

Aquí Ricky (Antonio Banderas), es un enfermo mental que se pasa la vida entre instituciones sociales y reformatorios y que vive obsesionado por Marina (Victoria Abril) una actriz de películas porno y de terror, que dicho sea de paso ha tenido problemas con las drogas. El caso es que Ricky la secuestra para pasar “tiempo” con ella, esperando que Marina se enamore de él.

Al principio, Marina quien está atada a la cama rechaza a Ricky, pero más tarde se da una extraña complicidad entre ellos convirtiéndose finalmente en amor un poco raro, pero amor, al fin y al cabo.

10.  La venus de las pieles (Venus in Fur)

 

En un teatro parisino, después de un largo día de audiciones para el papel de un nuevo proyecto, Thomas se está preparando para salir cuando aparece Vanda, una aspirante a actriz con una energía desenfrenada.

La verdad es que Vanda tiene todo lo que odia Thomas, es bastante vulgar, y descarada y no se detendrá ante nada hasta conseguir el papel.

Thomas le da una oportunidad para mostrar su talento y Vanda le sorprende con una increíble metamorfosis, ya que entiende el personaje a la perfección y tiene memorizada cada línea del guion, mientras la audición se alarga, la intensidad entre ellos se incrementa y la atracción se convierte en una obsesión que termina en una relación de lo más intensa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.