Eligiendo mi primer sex toy

Los juguetes eróticos hacen maravillas para tu placer, autoestima y sensualidad. En pareja elevan la diversión y la copmplicidad, y por si fuera poco, los juguetes eróticos contribuyen a reducir el estrés, aumentar la libido, mejorar tu clímax, elevar tu autoestima.

1. CÓMO ELEGIRLO

Sé honesta contigo misma, sin reprimirte y anímate a cumplir tus fantasías.

“Respira profundo e imagínate disfrutando ¿qué es?, ¿dónde estás? y ¿qué haces? Una vez que hayas visualizado esta imagen, comienza a descifrar las principales características de tu juguete ideal y cuando vayas a la sex shop pregunta cuáles cumplen con las especificaciones que deseas”. Píde asesoría en cuanto a estas características y delimita tus alternativas de acuerdo con las respuestas que obtengas.

2. Pregúntate cómo te gustaría experimentar con tu juguete

Por ejemplo, una bala vibradora puede ser perfecta para llevar en tu bolso y disfrutar cada que puedas, mientras que si lo tuyo es el sexo oral, entonces un succionador resultará una mejor opción.

Siguiendo el ejercicio de visualización: “Si te imaginaste en la bañera, definitivamente necesitas un juguete a prueba de agua. Si no quieres que nadie te escuche, opta por un sex toy extra silencioso y si deseas consentir tu punto G, elige un vibrador curvo que también sea conejito para además, deleitar a tus labios y tu clítoris”

ATRACCIÓN, NO REPULSIÓN

Otro aspecto importante para elegir tu juguete es que debe divertirte y resultarte agradable, no solo al tacto sino a la vista. Sobre todo, “no te debe asustar, ni producir repulsión”

O sea, si no te gustan los vibradores color piel que imitan venas u otros detalles masculinos, pues no vayas por allí: afortunadamente existen sex toys muy femeninos, delicados y con colores vibrantes.

UNA CITA CONTIGO

Ya compraste tu sex toy, ¡felicidades! Ahora, disfruta de una cita sensual contigo misma (es lo recomendable antes de experimentarlo en pareja para que tú reconozcas cómo te gusta usarlo). Asegúrate de estar sola, sin interrupciones. Elige un momento en que estés tranquila, pon tu música favorita y elige el “escenario” que más se adapte a tus fantasías: tina. regadera, cama, sillón, etc. Aunque no es necesario, usar lencería sexy probablemente ayude a concretar lo que tienes en mente.

LISTA PARA COMPARTIRLO

Cuando ya te sientas en confianza para invitar al juego a otra persona, considera que: en el sexo no todo es penetración: los hombres experimentan placer en el pene o el glande, así que no temas invitar a tu pareja a jugar con el anillo vibrador, que se pone en la base del pene y estimula los testículos.

Tampoco olvidemos que el punto P, la próstata, es una gran zona erógena masculina.

MÁS DATOS Y PREGUNTAS QUE ORIENTARÁN TU BÚSQUEDA

Piensa en cuáles son las funciones que deseas que tenga. ¿Qué solo vibre o también succione?

Considera que existen juguetes híbridos, o con más de una función; por ejemplo, un masajeador con puntas insertables para sentir placer de forma externa e interna.

Elige materiales de calidad, sobre todo juguetes hechos de silicón quirúrgico libres de ftalatos (químico plástico).

Antes de comprar cualquier juguete comprueba que sea suave al tacto.

Los juguetes de carga USB y, en especial, los de carga magnética suelen tener más tiempo de vida que los que funcionan con pilas.

Todos los juguetes sexuales se pueden utilizar tanto a solas como en pareja, pero hay unos más funcionales que otros.

No solo lo uses, ¡cuídalo!

Antes y después de utilizarlo, lávalo con agua tibia y jabón neutro, haz espuma con tus manos y con tus dedos talla sus bordes para eliminar cualquier residuo.

Si tiene pilas o no es a prueba de agua, evita sumergirlo en el chorro de agua: moja tus manos y ve quitando el jabón sin humedecer por completo el juguete. Luego toma un paño limpio y sécalo.

Compra un limpiador para juguetes.

No prestes tus juguetes sexuales. Si llegaras a hacerlo, deberás ahora usarlo con condón.

Para insertarlo de vagina a ano, de ano a vagina o de vagina a boca, ¡lávalo antes!

Si necesitas o quieres agregar un lubricante, asegúrate de que sea compatible con tu sex toy: lo recomendable es que elijas uno a base agua en lugar de uno de silicón, este podría dañarlo.

Guarda tu juguete en un lugar seco y lejos de los rayos del sol para evitar que se descomponga.

Nunca olvides lavarlo después de cada uso.

Evita dejarlo prendido si no lo estás usando y si es USB tampoco lo dejes todo el día cargando; podría dañar su funcionamiento o hacer un corto circuito.

Si no quieres que alguien lo vea (se vale porque es tu intimidad), guárdalo en una funda suave o en su caja original, y ponlo al fondo de un cajón.

Ya estás listá para empezar a disfrutar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

[]
×
RECIBE UN DESCUENTO ESPECIAL EN TU COMPRA

Recibe el cupon en tu correo.

No quiero el descuento.